Una visión del arte contemporáneo en Chile

[23/03/2020]

Elodie Fulton, directora de la feria Ch.ACO – feria anunciada como cancelada el 12 de marzo para contrarrestar la propagación de la pandemia de COVID-19 – explica cómo evolucionar el arte contemporáneo en Chile.

La idea de organizar una feria de arte en Chile surgió el año 2007. Un pequeño grupo de personas vinculadas al arte, con experiencia en ferias internacionales y con la fuerte convicción de que este tipo de evento es esencial para estimular el mercado del arte, unió fuerzas para abrir la primera edición de Ch.ACO/Chile Arte Contemporáneo el año 2009. La primera edición fue un éxito, más de 25.000 personas visitaron la feria, desde entonces, la feria ha desarrollado de manera protagónica la industria de las artes visuales en Chile y América Latina. Elodie Fulton es una de las fundadoras del proyecto y hoy como directora, nos arroja luces de lo que se viene y la evolución que ha tenido el mercado del arte en Chile con la creación de una feria.

_PLL1848 Elodie Fulton, directora de la feria Ch.ACO

¿Cuál era la principal ambición de Ch.ACO cuando se lanzó la feria?

Ch.ACO nació en un momento en el que en Chile aparecieron intentos de organizar instituciones en torno a la cultura y las artes visuales, por lo que nos parecía un importante aporte para las galerías y para los artistas, que existiera un mercado en el que se forjaran relaciones sólidas entre los distintos agentes del arte. No solamente desde instituciones que promuevan la cultura, sino que también desde una empresa se diera la oportunidad a los artistas de tener visibilidad de su trabajo a nivel internacional, que el arte chileno se conociera en todo el mundo. Sin necesariamente tener que exportarse y sobretodo, convocando a un público importante aquí en Chile para que al mismo tiempo, se democratizara el acceso al arte contemporáneo. Durante estos 10 años, han pasado hechos relevantes a nivel cultural en Chile, desde la creación de un ministerio de las Culturas, las artes y el Patrimonio el año 2018, además del surgimiento de muchos coleccionistas privados, que entienden la importancia del mecenazgo y del aporte privado para el patrimonio del país. Instituciones privadas y públicas que entienden cada vez más que el coleccionismo es justamente un deber, que puede tener un interés en entregar el mundo del arte a la ciudadanía.

¿Cómo va el mercado del arte en Chile?

El mercado del arte en Chile, entendiendo que el mercado corresponde a una relación entre la oferta y la demanda, tiene una proyección muy positiva. Primero, porque la calidad artística chilena y su reputación se ha internacionalizado mucho, por lo que hay un interés bastante grande en la creación artística chilena, así muchas galerías extranjeras representan a artistas chilenos, lo cual es muy positivo para el mercado local. De hecho, en Ch.ACO muchas galerías extranjeras vienen a conocer más sobre artistas chilenos y así salen representaciones de artistas chilenos por galerías internacionales, gracias a la feria. Lo interesante también, es que con la palabra mercado, la generación de artistas chilenos ha ido complejizando su quehacer y también se ha multiplicado la perspectiva de creación, lo cual nos parece muy importante. El arte chileno, hace 10 años se enfocaba o se definía no exclusivamente, pero extremadamente político y nos parece muy importante que gracias a la existencia de un mercado, las expresiones sean mucho más diversas.

¿Quiénes son los artistas chilenos más solicitados por los coleccionistas internacionales?

Hay muchos artistas chilenos relevantes, pero yo creo que para responder es muy importante rescatar que para que un coleccionista internacional se interese en un artista chileno, es vital que exista un coleccionista nacional que lo promueva. Hace 10 años ese concepto no estaba muy claro. Es muy relevante que la Fundación Engel esté en este minuto en la Sala Alcalá 31 en Madrid, de manera paralela a ARCO, exponiendo obras de más de 30 artistas chilenos. Otro caso es el de la artista Paz Errázuriz, donde el mismo coleccionista Juan Yarur, regaló la obra « La manzana de Adán » a la Tate Modern de Londres hace unos años, lo cual ha permitido su reconocimiento internacional. Si esta metodología existe, permite efectivamente que el artista chileno sea parte de un sistema, más que esperar que alguien lo venga a elegir de manera más aleatoria. Obviamente todos los artistas que han pasado por la Bienal de Venecia han sido interés de coleccionistas internacionales, la idea de la feria es convocar a estos coleccionistas internacionales a ver obras de más de 150 artistas nacionales en la feria.

Y entre la generación joven de artistas chilenos, ¿cuáles son los más destacados, en su opinión?

Hay artistas nacionales como Voluspa Jarpa, que han sido parte de la Bienal de Venecia, tenemos más de 150 artistas nacionales, artistas emergentes de mediana carrera, de trayectoria, artistas en distintas instancias.