Las cookies de su navegador deben estar habilitadas para poder utilizar esta página web.
El Mercado del Arte Contemporáneo 2017

Fascinación por el arte urbano

En el mercado de las subastas, la popularidad se mide en función del número de obras vendidas. No obstante, surgen cuatro firmas de arte urbano entre los 10 artistas más vendidos del mundo. El éxito comercial de Keith Haring, Shepard Fairey, Banksy y Kaws es síntoma de una fuerte tendencia entre los coleccionistas, asentando el arte urbano como uno de los sectores más dinámicos del Mercado del Arte actual.

Top 20 de los artistas contemporáneos por lotes vendidos

Artista Lotes vendidos Volumen de ventas
1 Takashi MURAKAMI (1962) 373 8 059 701 $
2 Keith HARING (1958-1990) 350 34 823 067 $
3 Shepard FAIREY (1970) 343 952 518 $
4 BANKSY (1974) 279 6 042 397 $
5 Damien HIRST (1965) 268 30 071 188 $
6 Yoshitomo NARA (1959) 223 35 878 411 $
7 Günther FÖRG (1952-2013) 171 9 055 465 $
8 Philippe PASQUA (1965) 168 718 670 $
9 KAWS (1974) 150 6 273 765 $
10 Robert COMBAS (1957) 146 2 440 123 $
11 William KENTRIDGE (1955) 121 5 185 884 $
12 Peter HOWSON (1958) 121 800 981 $
13 Renato Natale CHIESA (1947) 119 126 444 $
14 Deborah HALPERN (1957) 118 99 270 $
15 Hiroshi SUGIMOTO (1948) 109 2 236 209 $
16 James RIZZI (1950-2011) 107 172 733 $
17 David BROMLEY (1960) 102 211 066 $
18 Norman Clive CATHERINE (1949) 101 518 412 $
19 Robert MAPPLETHORPE (1946-1989) 99 2 892 296 $
20 Jean-Michel BASQUIAT (1960-1988) 98 313 520 830 $
©artprice.com

Enérgico e inventivo, popular y mediático, el arte urbano cada vez seduce a un número mayor de coleccionistas. Aunque estén (o hayan estado) activos en el tejido urbano, los artistas que han surgido de esta tendencia se han adaptado al comercio del arte, del mismo modo que el Mercado del Arte se ha adaptado a ellos. Ya sea en muros o en lienzos tradicionales, sus obras circulan tanto por redes sociales como por galerías o salas de subastas.

Este entusiasmo se pone de manifiesto con toda una generación de artistas: los grafiteros brasileños OSGEMEOS (Otávio y Gustavo Pandolfo) aumentan su poderío con un nuevo récord obtenido por Phillips (310 000 $, Untitled, 22 de noviembre 2016, Nueva York); KAWS alcanza resultados de seis dígitos en Hong Kong (410 000 $ por Seated Companion, el 28 de mayo 2017 en Phillips Hong Kong); su amigo Barry MCGEE sobrepasa los 100 000 $ en Francia, tras Nueva York o Londres; Shepard FAIREY (conocido como Obey) multiplicó por dos su producto de ventas anual tras su mediatización durante la elección de Barack Obama en 2012…

Este éxito comercial recompensa un arte acorde con los tiempos que corren, un arte cuyos pioneros, Jean-Michel Basquiat y Keith Haring, fueron grafiteros en el metro de Nueva York antes de formar parte de las principales colecciones.

Es imposible hablar de arte urbano sin mencionar a Jean-Michel BASQUIAT. El artista contemporáneo más cotizado del mundo también es un símbolo de la vitalidad creativa de su época. Sus conocidos, sus apoyos en la vibrante y mercantilista Nueva York de los años 80 y la brevedad e intensidad de su vida contribuyeron a asentar la fuerza de una obra con una oferta necesariamente restringida. Antes de morir por sobredosis a la edad de 27 años, el artista había producido en torno a 800 lienzos y 1500 dibujos, obras hoy en día demandadas por todos los grandes coleccionistas y museos.

Como la demanda supera a la oferta en el caso de sus mejores obras, los precios se miden según los deseos de los compradores más poderosos del planeta y sus medios. Solo los coleccionistas más ricos están en situación de acceder a unas obras de arte valoradas en varias decenas de millones de dólares. Los museos públicos occidentales ya no cuentan con los medios para permitirse tales piezas, incluido el prestigioso MoMA de Nueva York, que dejó pasar la oportunidad de adquirir importantes obras de Basquiat antes de que los precios se dispararan. Fue uno de los grandes escollos de esta honorable institución.

Sus obras de arte hoy en día alimentan otras colecciones, entre ellas la del hombre de negocios japonés Yusaku Maezawa, que está preparando activamente la apertura de su museo en Chiba. Recordemos que el 18 de mayo de 2017 suscitó mucho revuelo al permitir que una obra de Basquiat sobrepasase por primera vez el umbral de los 100 000 000 $ en las subastas. Decidido a conseguir Untitled (1982), ofrecida por Sotheby’s Nueva York, desembolsó casi 110 500 000 $ por este lienzo valorado en 20 900 $ en 1984… Revendida por 5300 veces ese importe 33 años más tarde, esta obra alza a Basquiat al restringido círculo de artistas vendidos por más de 100 000 000 $ en las subastas. En estos momentos son siete: Picasso, Modigliani, Bacon, Giacometti, Munch, Warhol y Basquiat, el único artista contemporáneo de la lista.

Basquiat se impone como el artista más importante del mercado contemporáneo, por delante de todos los demás, con un producto de ventas de 313 500 000 $.

El entusiasmo por el arte urbano se debe en gran parte tanto a Basquiat como a BANKSY, cuya hipermediatización abrió una brecha hace 10 años. El fenómeno Banksy permitió que el arte urbano adquiriese popularidad y se impusiese como uno de los nuevos segmentos rentables del mercado, incluso aunque, tras un loco ascenso del precio de sus obras (dos de ellas con adjudicaciones millonarias en 2008), la corrección fuese dura y se devaluase en gran medida. Aunque la Banksymania se ha desinflado considerablemente en las salas (la recaudación anual se ha reducido a la mitad tras el pico de 2008), el artista sigue siendo mediático. Difunde masivamente su obra mediante numerosas impresiones asequibles por pocos cientos de dólares, velando por que el arte se mantenga popular.

Este año Banksy se ha visto ligeramente superado por KAWS, 35º artista mundial con 6 200 000 obras vendidas. Suscitando su interés tanto con grandes esculturas que suelen venderse por más de 400 000 $ como por pequeños figurines asequibles por menos de 200 $ (edición de 1000), Kaws prácticamente ha duplicado su volumen de negocios en el transcurso de dos años.

Desde Nueva York a Hong Kong, Basquiat, Haring, Banksy, Kaws o JR se incluyen en los catálogos tradicionales de Arte Contemporáneo. Sin embargo, en Francia, las casas de subastas Artcurial, Tajan, Aguttes o Leclere dedican sus ventas al arte urbano como respuesta a este entusiasmo. Líder en este campo, Artcurial (que registra un 54 % de los compradores extranjeros del sector) celebró sus 10 años de especialización en octubre de 2016 con una primera venta organizada en Hong Kong en torno al cómic y el arte urbano (From Paris to Hong Kong). Concretamente se vendió la obra del artista francés más en boga del momento: JR (“The wrinkles of the city – Oeil n°10”, collage sobre muro, 37.000 $). Galardonado con el premio TED en 2011 y apoyado por la galería Emmanuel Perrotin, con exposiciones recientes en la Tate Modern de Londres, en la Bienal de Venecia, en el Museo de la Fotografía de Ámsterdam (FOAM) y en los Encuentros de Arlés, JR es un artista especialmente en boga, valorado tanto por los coleccionistas como por el gran público. Su resultado anual alcanza los 207 000 $, a pocos miles de dólares de incluirse en el Top 500 mundial.

Resultado de la moda, apoyado por las galerías internacionales e impulsado por la estructuración del mercado de las subastas, el arte urbano constituye una fuerte tendencia de la que participan diversos perfiles de coleccionistas, desde los más modestos a los más acomodados. La reciente evolución del sector, sobre todo en Asia, permite vislumbrar un interesante potencial de desarrollo.

Al consultar esta página web, autoriza el uso de cookies a fines de análisis y pertinencia. Para saber más, Declaración de confidencialidad y de protección de los datos personales OK