Las cookies de su navegador deben estar habilitadas para poder utilizar esta página web.
Página principal de Artprice
NÚMERO 1 EN INFORMACIÓN SOBRE EL MERCADO DEL ARTE
¡Regístrese, es gratuito! Siga toda la actualidad de sus artistas favoritos a través de nuestros avisos por email.
El mercado del arte en 2016

Características del mercado del arte chino en 2016

El crecimiento sostenido del mercado del arte chino

El mercado del arte mundial continuó estabilizándose en 2016, un año en el que las ventas de obras de bellas artes lograron unos ingresos de 12 449 millones de dólares (incluyendo la prima del comprador), lo cual supone un descenso del 23% desde 2015. Sin embargo, el mercado del arte chino ha logrado superar el bache y desembarazarse poco a poco del lodo gracias a la evolución de las colecciones privadas en los últimos años y los mayores esfuerzos de las casas de subastas para descubrir obras de arte de calidad excepcional y artículos « frescos ». En 2016, el volumen de negocio de las subastas de arte alcanzó los 4792 millones de dólares en China, una cifra que representa un 38% de la cuota de mercado mundial (un aumento del 8% desde el año 2015) y eleva a China a la primera posición mundial.

Fine Art auction market trend in China (2008 – 2016)

Fine Art auction market trend in China (2008 – 2016)

En 2016, se ha vivido una fase favorable de crecimiento constante. Las casas de subastas han implementado una doctrina de « calidad y no cantidad », mediante la cual se han reunido obras excepcionales y hasta ahora desconocidas por el público, que se han otorgado a diferentes coleccionistas. Por su parte, la oferta ha pasado de las manos de los profesionales del sector a coleccionistas más discretos. Este año, treinta y nueve lotes lograron superar el precio de martillo de 10 millones de dólares en subasta, lo cual, de alguna manera, refuerza la confianza de todas las partes interesadas del sector. El mercado ha sido testigo de la entrada de nuevos tipos de coleccionistas al terreno de juego, encabezados por empresas interesadas en construir sus propias colecciones y por jóvenes coleccionistas, un cambio significativo que conduce a una mayor presencia de nuevos puntos de vista y fondos en el mercado del arte chino. Podría decirse que el año 2016 nos ha revelado una tendencia futura para el mercado con una trayectoria saludable, positiva y, además, sostenible.

Fine Art auction turnover in China by price range (2016)

Fine Art auction turnover in China by price range (2016)

En lo que respecta a los mercados locales, el número de lotes vendidos ha sufrido un descenso del 16,22% desde el año pasado en Hong Kong, Macao y Taiwán. No obstante, tal y como muestra el aumento en un 16,67% de los resultados de las subastas, el mercado disfruta de una estabilidad relativa. En China, Pekín continúa imponiéndose como auténtica plaza de mercado líder, con un volumen de negocio de 2290 millones para el mercado del arte chino. Con un dominio relativamente prominente, su cuota de mercado ha aumentado en un 5,82%. El número de lotes vendidos y el volumen de ventas en subastas se han mantenido fundamentalmente constantes en Pekín y Tianjin, donde la economía del mercado del arte se encuentra en auge y proyecta el rendimiento de cada trimestre sobre todo el mercado. La otra cara de la moneda le corresponde al delta del río Yangtsé, con un gran volumen de lotes vendidos, pero un reducido volumen de ventas en subastas. Si bien la situación del mercado actual recuerda a las fases tempranas de Pekín y Tianjin, cabe recordar que la evolución de las plazas del mercado de las subastas consta de una progresión ineludible hacia su madurez y el delta del río Yangtsé todavía se encuentra en las primeras etapas de este crecimiento. El gran volumen de lotes vendidos y el reducido volumen de ventas en subastas no son más que un reflejo del problema de control existente en lo que respecta a los lotes de calidad excepcional, lo cual contrasta de forma clara con la región de Hong Kong.

La pintura y la caligrafía chinas: indicios de un mercado al alza

En 2016, el mercado de la pintura y la caligrafía chinas se ha mostrado bastante tranquilo y racional, con un descenso del 22% y el 3%, respectivamente, en el volumen de lotes vendidos y los resultados generales en subastas. Por su parte, este sector ha obtenido una cuota de mercado del 81,59%. Este año, la característica clave del mercado de la pintura y la caligrafía ha sido la permanencia constante de los precios altos. Si comparamos la dinámica de este año con la situación de hace dos años, podemos decir que la cantidad de lotes que han oído retumbar el mazo en los 5 millones de dólares ha sido bastante alto. En el mismo período, el valor total de 86 lotes ha aumentado un 32,3%, lo cual supone una cuota de mercado del 24,78%.

Chinese painting and calligraphy market trend (2008 – 2016)

Chinese painting and calligraphy market trend (2008 – 2016)

Este incremento del número de lotes de gran valor refleja que, desde la perspectiva de las casas de subastas, el mercado no carece de fondos sino, más bien, de obras de arte de gran calidad. Una vez que comiencen a circular artículos de calidad excepcional, trabajos « frescos » u obras de arte clásicas, volverán el dinamismo y la competitividad a las subastas y, además, el aumento de los lotes de gran valor provocará el apetito coleccionista entre los compradores. Por su parte, el ingreso en el mundo del coleccionismo de arte de un número creciente de empresas armadas con grandes capitales y una voluntad ilimitada para pujar, ha supuesto la ruptura de las barreras psicológicas hacia los límites de precios. Este hecho demuestra que las organizaciones y los coleccionistas han aprendido todo lo necesario en los 20 años de historia del mercado de las subastas y, ahora, se centran en la propia obra de arte y no su precio, un concepto que se ha visto ampliamente incorporado en la actitud de las grandes empresas y los coleccionistas prominentes por igual. Al mismo tiempo, las corporaciones cuentan con grandes aspiraciones y generosos fondos para apoyar y fomentar la construcción de sus patrimonios culturales.

A lo largo de 2016, se mantuvo el entusiasmo por las obras clásicas de la pintura y la caligrafía chinas, que recibieron una mayor atención de los compradores debido a su escasez y excelente calidad. El mercado de la pintura y la caligrafía chinas clásicas estuvo liderado por obras excepcionales de las dinastías Song y Yuan, que contaron con una presencia continua en las subastas. Aunque el volumen de ventas se disparó en un 41,16% en 2016, el sector también mostró una tendencia a la baja del 5,17% en lo que respecta a lotes vendidos. Five Drunken Kings Return on Horses  de Ren Renfa alcanzó un precio de martillo de 45,54 millones de dólares en Beijing Poly International, una cifra que no solo establece un nuevo récord en subasta para el artista, sino que también marca el récord de precio de remate del arte chino del año 2016. Adquirida por Suning Universal, esta obra se ha convertido en la pieza más preciada del Museo Suning. Así, la pintura y la caligrafía chinas clásicas han demostrado su gran fortaleza durante este período de ajuste del mercado, en el que han contribuido a estabilizar el mercado del sector y confirmar la gran popularidad de las obras de arte.

La pintura y la caligrafía modernas desempeñan un papel clave en el mercado de la pintura y la caligrafía chinas. Después de un período de ajuste que ha abarcado todo un lustro, parece que este año el mercado va mostrando señales de una recuperación progresiva. Si bien las ventas de pintura y caligrafía modernas han sufrido un descenso del 12,74%, los resultados logrados en subastas se han mantenido al mismo nivel que el año pasado. Los últimos años han sido testigo de una gran demanda de obras de gama alta por parte de compradores corporativos, lo cual ha disparado aún más el precio de mercado de la pintura y la caligrafía modernas. Los artistas de esta categoría todavía se encuentran a la cabeza de los autores chinos en las subastas en 2016: el primero de ellos es ZHANG Daqian —el artista más llamativo de todos, con un total de 885 obras subastadas y unos ingresos de 355 millones de dólares—, seguido de cerca por Qi Baishi y Fu Baoshi. Peach Blossom Spring (桃源图), obra de 1982 de Zhang Daqian, se hizo con 34,65 millones de dólares en Sotheby’s Hong Kong, mientras que Fu Baoshi’s llegó a los 34,50 millones de dólares con The Gold of Cloud and the Great Lord of Fate(1954) en Beijing Poly International.

La pintura y la caligrafía contemporáneas continuaron su declive en 2016. El total de lotes vendidos y el volumen de ventas en subastas sufrieron un descenso del 32,68% y el 16,65%, respectivamente, unas cifras que ponen de manifiesto el agotamiento del sector y el ajuste del que está siendo objeto. La presencia de colecciones contemporáneas y obras « frescas » y excepcionales han permitido que la pintura y la caligrafía clásicas y modernas regresaran con fuerza al mercado, dejando a la pintura y la caligrafía contemporáneas tal y como estaba como antes, en pleno proceso de reestructuración. Así, algunas de las figuras de la pintura y la caligrafía contemporáneas que se situaban entre los principales artistas chinos en las subastas hace unos años, prácticamente han desaparecido por completo este año.

En 2016, el mercado del arte de gama alta del sector de la pintura y la caligrafía chinas ha seguido una tendencia constante y estable a nivel mundial. La búsqueda de obras de arte únicas dirige ahora su objetivo a las obras poco comunes y de calidad excepcional. Al mismo tiempo, después del período de ajuste continuo experimentado entre 2012 y 2015, los precios se han estabilizado para los lotes de los niveles medio y bajo y los coleccionistas van prestando cada vez más atención al estilo y sus preferencias personales. Parece claro, pues, que los profesionales del mercado de las subastas de pintura y caligrafía chinas que logren adaptar su oferta a estas nuevas demandas podrán aprovechar al máximo las ventajas de las nuevas características del mercado.

Top 10 Chinese Artists in 2016 – Artworks and Results

Artista Periodo Lotes puestos a la venta Lotes vendidos Volumen de negocio ($)
1 ZHANG Daqian (1899-1983) Arte Moderno 3 881 885 354 813 562
2 QI Baishi (1864-1957) Arte Moderno 3 151 711 230 082 436
3 WU Guanzhong (1919-2010) Arte Contemporáneo 736 189 197 341 070
4 FU Baoshi (1904-1965) Arte Moderno 1 512 170 158 209 076
5 CUI Ruzhuo (1944) Arte Contemporáneo 115 78 121 614 730
6 HUANG Binhong (1865-1955) Arte Moderno 2 262 366 91 688 633
7 ZAO Wou-Ki (1921-2013) Arte Contemporáneo 147 113 84 483 153
8 LI Keran (1907-1989) Arte Moderno 1 066 247 81 509 796
9 WU Changshuo (1844-1927) Arte Moderno 3 328 652 76 342 615
10 XU Beihong (1895-1953) Arte Moderno 1 931 275 75 796 694
© AMMA

La inclinación gradual del mercado chino de pintura al óleo hacia el sentido común

En 2016, el sector de la pintura al óleo y el arte contemporáneo se han visto dinamizados por algunos museos privados y coleccionistas regulares, que permitieron el funcionamiento eficaz del mercado del arte chino. Este año, se han vendido 6804 lotes en total, lo cual supone una reducción interanual del 22,63%. No obstante, el volumen de negocios se ha mantenido indemne, en 882 millones de dólares.

Oil painting and Contemporary Art market trend (2008 – 2016)

Oil painting and Contemporary Art market trend (2008 – 2016)

Desde un punto de vista de mercado, tanto chino como internacional, puede decirse que, en 2016, las subastas de pintura al óleo y arte contemporáneo buscaron integrar el estilo y las características del arte de Japón, Corea y del Lejano Oriente, algo que resulta especialmente evidente en el gran interés que Christie’s ha mostrado por el arte japonés y coreano, con la esperanza de equilibrar la escasez de arte contemporáneo de la China continental, cuyo mercado se encuentra en pleno proceso de ajuste y recesión. Un claro ejemplo lo constituye Yayoi KUSAMA, en quien los coleccionistas chinos han posado los ojos de manera constante, mientras que el panorama del arte contemporáneo de China muestra todavía las señales características de cualquier sector en proceso de emergencia y desarrollo. El mercado está dispuesto a pagar precios altos, lo cual a su vez logrará impulsar el mercado global, por obras que guarden coherencia con su época, hayan desempeñado un papel importante en la historia del arte y muestren una calidad excepcional.

Las pinturas al óleo de principios del siglo XX se han mostrado especialmente rentables este año, con un gran nivel de animación en las transacciones e interesantes retornos de la inversión, prueba ineludible de que los coleccionistas aprueban y confían en el valor de estas obras. El excepcional rendimiento del sector queda también patente en el aumento de su volumen de negocios y la innegable energía del mercado. Esto también debería funcionar como locomotora sostenible del mercado futuro. Wu Guanzhong, San Yu, Chu Teh-Chun, ZAO Wou-Ki  y otros maestros del arte moderno del siglo XX son las principales locomotoras del sector. La obra de 1997 de Wu Guanzhong The Zhou Village (周莊)  fue subastada por Poly Auction Hong Kong por un total de 30,21 millones de dólares, la mayor cota alcanzada en subastas este año por una pintura al óleo. El segundo puesto en subasta se lo lleva también Wu Guanzhong, con A Lotus Pond (荷塘)(1997), que se vendió por 13,59 millones de dólares. Con estos resultados, resulta evidente que Wu Guanzhong ha regresado al mercado entrando por la puerta grande en 2016. Christie’s Hong Kong vendió Chrysanthèmes dans un vase en verre(瓶菊), pintada por San Yu en la década de 1950, por 13,26 millones de dólares; mientras que la obra realizada por Chu Teh Chun en la década de 1990 Snowy Vertigo se vendió por 11,75 millones de dólares. Con estas cifras, ambos autores establecen un nuevo récord personal.

Otro artista que recibió bastante atención fue Wu Dayu. Sus obras se han subastado en Sotheby’s Hong Kong, Beijing Poly International, Beijing Council y otras casas de subastas, que prácticamente han conseguido vender todos sus lotes. Sotheby’s Hong Kong se encargó de vender la obra de Wu Dayu Untitled 14 (1980) por 2,31 millones de dólares. Viendo los ingresos en subastas de 2016, podemos afirmar que el mercado del arte de principios del siglo XX goza todavía de gran salud, en parte debido a la escasez de obras disponibles de los artistas mencionados, lo cual provoca una lucha febril entre los coleccionistas cada vez que sale una a subasta. Este hecho demuestra que el mercado no carece de poder adquisitivo sino, más bien, de lotes de calidad.

El valor del mercado del arte contemporáneo fue revelándose lentamente en el año 2016. Si, dos años atrás, el mercado de subastas todavía estaba siendo objeto de diferentes ajustes exploratorios, este año las subastas parecen dar muestras de que este mercado va aceptando, poco a poco, el valor del arte contemporáneo. Resulta claro que los coleccionistas se inclinan, de manera progresiva, hacia una opinión unánime sobre lo que merece la pena comprar y a qué precio. Evidentemente, el mercado del arte contemporáneo es un mercado incremental, que sigue las estimaciones de las obras de arte y, con el tiempo, logra llegar al consenso. Únicamente se alcanzará un incremento estable, saludable y sostenible una vez que el sector haya logrado igualar su valor de mercado.

Durante la subasta “Countdown from Ten: the Johnson Chang Collection”, Beijing Council International vendió la obra de Zhang Xiaogang Bloodline Big Family No.2(1995) por 5,72 millones de dólares, el precio más alto de la sala. Poly Auctions Shanghai subastó Untitled 07-14 (2007) de ZENG Fanzhi por 3,19 millones de dólares. Este año, las ventas de arte contemporáneo contaron con la intensa participación de muchos coleccionistas chinos y museos privados clave. Zhao Xu, Director General de Beijing Poly International Auction Ltd., indicó que « aproximadamente el 30% de los compradores son coleccionistas de arte nuevos y todos ellos son chinos. La bajada de los precios ha provocado que muchos coleccionistas expertos se hayan decidido a volver a pujar por obras de arte ».

Cabe señalar que las casas de subastas chinas están tanteando el terreno con obras de maestros occidentales y dando inicio a un sector completamente nuevo. Poly Auctions Shanghai celebró la subasta « Dialogue: From Yuan Dynasty People Hunting in the Fall to Picasso – Important Eastern and Western Art”, en la que se vendieron el 88% de los lotes y se alcanzó un volumen de ventas de 89,19 millones de dólares. La obra de Picasso Femme sous la lampe (Jacqueline) (灯下的女人“杰奎琳”) se vendió por 8,8 millones de dólares, mientras que los golpes del mazo alcanzados por Monet, Gauguin, Morandi y otros artistas occidentales también fueron rotundos. Las ventas de esta jornada dedicadas a obras occidentales superaron los 30 millones de dólares en total, lo cual pone de manifiesto la gran capacidad de los maestros modernos occidentales para atraer sangre fresca y potencial al mercado chino de la pintura al óleo.

(Informe sobre el mercado del arte en 2016: los datos sobre el mercado del arte en China han sido extraídos por AMMA – Art Market Monitor of Artron – y se refieren al periodo comprendido entre el 1 de enero de 2016 y el 31 de diciembre de 2016).

Al consultar esta página web, autoriza el uso de cookies a fines de análisis y pertinencia. Para saber más, Protección de datos OK