Las cookies de su navegador deben estar habilitadas para poder utilizar esta página web.

África y la diáspora

De la construcción de un Mercado del Arte Contemporáneo africano en Francia a la explosión del arte afroamericano en Estados Unidos: descifrando la brisa « africana » que está sacudiendo a todo el Mercado del Arte.

En la escena del Mercado del Arte Contemporáneo se vislumbra una nueva tendencia de fondo. Hablamos de la « escena contemporánea africana », en el sentido más amplio de la expresión y se expresa de formas diferentes en cada plaza de mercado. Mientras que los actores del mercado del arte francés llevan años realizando una labor sustanciosa para valorizar a los artistas contemporáneos del continente africano, los británicos están redescubriendo (y revalorizando) la contribución de los artistas afrobritánicos a su historia cultural, y los estadounidenses están disparando los precios de algunas cabezas de serie afroamericanas.

Así, la « escena contemporánea africana » no se limita a artistas nacidos en África. Se extiende a los artistas de una diáspora elegida o forzada y abarca mestizajes culturales de una gran diversidad: afroeuropea, afroamericana o afropolitana, un acrónimo aparecido hace una década para designar una identidad firmemente intercultural, a menudo desprestigiada como argumento de marketing en las revistas de « lifestyle ».

En los últimos años, comisarios, instituciones, historiadores, críticos y marchantes han multiplicado las exposiciones y publicaciones consagradas a esta « escena africana ». Esta nueva tendencia curatorial se ha aplicado rápidamente al Mercado del Arte. Más allá de las limitaciones semánticas, el Mercado únicamente conserva el campo de posibilidades.

Hoy en día, cada vez más casas de ventas organizan ventas temáticas de artistas africanos de nacimiento o portadores de una « memoria » africana. Están comenzando a cosechar los frutos de su trabajo y confiar más en la evolución de este prometedor mercado.

Exposiciones y difusión

Varias exposiciones han desempeñado un papel fundamental en la emergencia de la escena africana, en particular en Francia, un país que cuenta con una larga historia de relaciones con África. La primera gran exposición se celebró en 1989, con Les Magiciens de la Terre, que por primera vez situó a los artistas de los cinco continentes en condiciones de igualdad (Centro Pompidou, París). El comisariado se confió a Jean-Hubert Martin y André Magnin, cuyo papel resultó clave más adelante.

Después de haber constituido la potente « Contemporary African Art Collection » de Jean Pigozzi durante 20 años (CAAC, un fondo de 15 000 obras de arte contemporáneo africano con sede en Ginebra), André Magnin organizó exposiciones decisivas (entre ellas Out of Africa en Londres, African Art Now en Houston, 100 % África en el Guggenheim de Bilbao) y trabajado por la constitución de un Mercado del Arte Contemporáneo africano, que revela el paso de artistas como Chéri SAMBA o Romuald HAZOUMÉ.

Récords personales de artistas contemporáneos africanos en subastas

Artista Obra Precio Fecha Casa de subastas
Chéri SAMBA (1956) Le seul et unique devoir sacré d’un enfant (2007) 140.280$ 12/06/2017 Cornette de Saint Cyr París
Romuald HAZOUMÉ (1962) Alexandra 31.121$ 11/11/2016 Sotheby’s Londres
Frédéric BRULY BOUABRE (1923-2014) Costumes (2010) 70.364$ 30/12/2017 Artcurial (S.V.V.) París
© Artprice.com

16 años después de Les Magiciens de la Terre, Africa remix (2005) ha constituido otra etapa clave. Esta exposición itinerante ha llevado a obras de Yinka SHONIBARE, Ghada AMER o, incluso, Julie MEHRETU (algunos de los artistas más de moda hoy en día) hasta Alemania, Gran Bretaña, Francia y Japón. El ritmo de las exposiciones se ha acelerado considerablemente desde 2010. En 2015, la Fundación Cartier obtuvo un éxito impresionante con Beauté Congo (150 000 visitantes). El año siguiente, Seydou KEITA expuso en el Grand Palais; en 2017, la Fundación Vuitton acogió Art/ Afrique y el Palacio Papal de Aviñón la muestra Les éclaireurs, sculpteurs d’Afrique...

Estas exposiciones, y muchas otras, han servido para ampliar el público de la vibrante escena africana contemporánea o de la diáspora. Después de participar en estos eventos, muchos artistas han pasado a formar parte de las colecciones permanentes de grandes museos, como el Centro Pompidou, la Tate Modern o el MoMA.

El soporte de otra poderosa institución, la Bienal de Venecia, tampoco tiene nada de trivial: en 2013, Angola se convirtió en el primer país africano en recibir un León de Oro (León de Oro al mejor pabellón nacional). Dos años después, se confió la dirección artística de la Bienal al comisario nigeriano Okwui Enwezor y se otorgó el León de Oro al artista ganés El ANATSUI como reconocimiento a toda su trayectoria. En 2017, el mismo artista fue galardonado con el Praemium Imperiale, el equivalente del Premio Nobel para el arte.

Celebración de salones y subastas

Junto con la proliferación de las exposiciones y las muestras de reconocimiento, la aparición de un salón en particular, 1-54, ha contribuido enormemente a ampliar el público y el círculo de compradores potenciales de arte afrocontemporáneo. Iniciada en Londres por el empresario francomarroquí Touria El Glaoui en 2013, este salón se ha convertido en una especialidad de artistas de naciones africanas y su diáspora. El nombre del evento, 1-54, hace referencia a los 54 países que componen el continente africano. Esta feria, que nació como respuesta a la baja representación de los artistas africanos en grandes ferias internacionales, no ha dejado de crecer desde sus inicios. Después del éxito logrado en Londres (15 000 visitantes este año), el concepto de 1-54 viajó hasta Nueva York durante la Frieze Art Fair (donde lleva tres años celebrándose) y, ahora, ha llegado al continente africano, con una primera edición en Marrakech en 2018. La feria ha sabido desmarcarse y posicionarse en la red internacional.

Lo mismo sucede con Victoria Mann, que organiza el salón AKAA (Also Known As Africa) en París para poner en valor una escena artística vista a través del prisma de África (artistas africanos e influencias cruzadas en el resto del mundo). Las propuestas de AKAA tienen una buena acogida y se celebra una tercera edición en París en noviembre de 2018. Estos dos salones son importantes para la valorización de estas escenas artísticas en París, Londres, Nueva York y Marrakech, escenas a las que no son inmunes las casas de ventas en subastas…

La construcción de un segmento del mercado reservado al Arte Contemporáneo « africano » no es un fenómeno totalmente nuevo. Sotheby’s ya abrió el camino en Londres en 1999, con la dispersión de una parte de la colección de Jean Pigozzi. En Francia, la casa de subastas Gaia lleva despejando la escena contemporánea de África desde 2007 y Bonhams en Londres desde 2009, año en el que se celebró la primera subasta temática « Africa Now », celebrada cada año desde entonces. En aquel momento, los resultados no siempre fueron concluyentes debido a la falta de interesados, pero las cosas han cambiado de forma radical. Un número cada vez mayor de artistas ha logrado obtener soporte institucional y de importantes galerías de arte.

En este prometedor contexto, las casas de ventas responden con optimismo, confiando en el enorme potencial de crecimiento de este mercado. Desde hace poco, Artcurial y Piasa (París) celebran ventas estrictamente dedicadas a la creación africana. Por su parte, en 2017, Sotheby’s abrió un departamento especializado en arte moderno y contemporáneo africano en Londres. La venta inaugural también concluyó con 16 registros. Estimulados por el espectacular aumento de los precios en los últimos cinco años, los compradores se multiplican en París, Londres, Nueva York, Johannesburgo o Ciudad del Cabo, mientras que las principales casas de ventas se disputan a los cabezas de cartel con una reputación ya formada y una demanda global, como Yinka SHONIBARE o William KENTRIDGE.

Comparación de ventas africanas

Título Casa de subastas Fecha Volumen de ventas Lotes vendidos Mejor resultado
Africa Now Bonhams – Londres 28/02/2018 2.745.011$ 58 1.661.472$
Modern and Contemporary African Art Sotheby’s – Londres 16/05/2017 3.608.013$ 79 940.816$
© Artprice.com

Fuera de Londres y París, también se ha podido sentir un particular fenómeno en Nueva York, donde se observa una gran agitación alrededor de varios artistas afroamericanos, a menudo impulsados por grandes apoyos políticos, mediáticos y culturales.

Fiebre por los pintores afroamericanos

El ascenso al poder de obras afroamericanas es evidente en Estados Unidos. Estamos asistiendo a un aumento impresionante de los precios, reflejo de una nueva tendencia de fondo más que de un simple momento de bombo. De hecho, la agitación se siente en todos los niveles: reposicionamiento de galerías influyentes, compras y pedidos en nombre de estrellas mediáticas y políticos, desarrollo de archivos de arte afroamericano por los museos (especialmente los Smithsonian’s Archives of American Art), aceleración de adquisiciones y donaciones (el California African American Museum ha recibido una donación de 32 obras de artistas afroamericanos este año, entre las que se encuentran obras de Sam DOYLE, Jimmy Lee SUDDUTH y Purvis YOUNG), lista de espera, finalmente, para poder conseguir una firma tan de moda como la de Njideka Akunyili CROSBY.

Sin duda alguna, las decisiones de Barack y Michelle Obama también han consolidado esta tendencia… Durante su paso por la Casa Blanca, el matrimonio Obama cambió la decoración de su hogar y pusieron en valor a artistas afroamericanos como Glenn LIGON, William Henry JOHNSON y Alma Woodsey THOMAS. Después, para la realización de sus retratos oficiales para la National Portrait Gallery de Washington, eligieron también a dos artistas afroamericanos: Kehinde WILEY y Amy SHERALD, cuya modernidad de propuestas sacudió profundamente a la prensa y la opinión pública, y cuya cobertura mediática, a principios del año 2018, ha impactado con decisión en las cotizaciones.

Antes del encargo de Michelle Obama, el nombre de Amy Sherald nunca había atraído realmente la atención de los críticos y era desconocido en el ámbito del Mercado del Arte. Desde entonces, su estilo en tonos grises ha dado la vuelta al mundo y Amy Sherald ha firmado un contrato con una poderosa galería: Hauser & Wirth. Kehinde Wiley,

americano-nigeriano de 40 años, surgido de la cultura hip-hop, ya era conocido en Estados Unidos y Francia (trabaja con la Galería Templon desde hace años) antes de abordar el retrato de Barack Obama. Pero este encargo ha tenido un impacto innegable en su cotización, con un récord de subasta multiplicado por dos este año. Kehinde Wiley acaba de llegar a los 300 000 dólares por un retrato titulado Charles I, vendido por el doble de su estimación alta, el 17 de mayo de 2018, en Sotheby’s de Nueva York.

Top 3 de remates de Kehinde Wiley

Obra Precio Fecha Casa de subastas
Charles I (2018) 300.000$ 17/05/2018 Sotheby’s Nueva York
Madonna of the Rosary II (2007) 150.000$ 16/11/2017 Christie’s Nueva York
Charles I and Henrietta Maria (After Anthony Van Dyck) 143.000$ 15/05/2014 Sotheby’s Nueva York
© Artprice.com

El arte de Kehinde Wiley explora temas relacionados con la identidad racial y sexual, la clase social y el poder en parodias pictóricas que hacen un guiño a la historia del arte. Sus referencias directas a Ingres, Tiziano, Rubens y Velázquez consiguen seducir colocando la figura negra en visiones alternativas y comprometidas. Lo mismo ocurre con muchos artistas afroamericanos que, a su vez, le dan la vuelta a los códigos de la pintura occidental para revelar estructuras socioculturales y sociopolíticas a través del color de la piel. Los coleccionistas se están subiendo en masa a esta « nueva tendencia », tal y como demuestran los excelentes resultados de obras de Njideka Akunyili CROSBY, Barkley L. HENDRICKS o Kerry James MARSHALL vendidos recientemente en subastas.

Los afroamericanos compiten, Marshall a la cabeza

Criado en Los Ángeles, Kerry James MARSHALL ha forjado su carácter con los movimientos de emancipación afroamericana, de los que se ha hecho eco su arte. Mediante el uso de pigmento, como carbón, el artista lleva el color de piel de sus personajes hasta el negro más profundo en composiciones que revisan la tradición pictórica occidental, desde el Renacimiento hasta los tiempos modernos. El nombre de Kerry James Marshall, que cuenta con el soporte del galerista Jack Shainman desde inicios de los años 90, comenzó a conocerse más ampliamente con motivo de la Bienal del Whitney Museum y el Documenta de Kassel (1997). A principios de los años 2000, la exposición itinerante Meditations on Black Aesthetics logró ampliar su público norteamericano. Nombrado miembro del Comité de Artes y Humanidades por el presidente Barack Obama en 2013, a los pocos meses entró a formar parte de la influyente galería David Zwirner.

Su cotización se vio beneficiada por el efecto de palanca de forma inmediata y, así, una obra suya obtuvo resultados millonarios por primera vez en las subastas: Vignette alcanzó los 1025 millones de dólares el 13 de noviembre de 2014 en Christie’s, después de haberse vendido por 541 000 en Sotheby’s en 2007. La cotización de Marshall está viviendo un importante hito que no es sino el comienzo de un éxito venidero. En 2016, año de su primera gran retrospectiva norteamericana (Kerry James Marshall: Mastry, en el Museo de Arte Contemporáneo de Chicago, el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles y el Met Breuer de Nueva York), el artista duplicó su anterior récord (Plunge, 2,1 millones de dólares, Christie’s, 10 de mayo de 2016), antes de multiplicarlo por diez este año, con Past Times, un gran lienzo en el que diferentes personajes negros participan en actividades recreativas típicamente asociadas a la burguesía blanca estadounidense (croquet, golf, piragüismo), que supone una revisión de Le Déjeuner sur l’herbe de MANET.

La obra se disparó hasta los 21,1 millones de dólares en Sotheby’s el 16 de mayo de 2018, 9 millones por encima de su estimación alta, lo que supone el récord absoluto para un artista afroamericano vivo. Este lienzo, que la Metropolitan Pier and Exposition Authority había comprado por 25 000 dólares el año de su realización (1997), es la última adquisición conocida de Sean Combs, también conocido como Puff Daddy, que no es inmune al negocio del arte y cuenta ya con obras de AI Weiwei, Andy WARHOL, Keith HARING o Jean-Michel BASQUIAT.

Evolución del volumen de ventas de subastas de Kerry James Marshall

Evolución del volumen de ventas de subastas de Kerry James Marshall

En esta subasta, Sotheby’s presentó otras firmas afroamericanas, como Njideka Akunyili Crosby y Barkley Leonnard Hendricks, cuyas obras también superaron con creces las estimaciones. Por desgracia, Barkley L. HENDRICKS falleció unos meses antes de poder asistir al récord de 2,1 millones de dólares (el doble de la estimación alta) logrado el 16 de mayo de 2018 por su lienzo Brenda P, que representa a la cantante Brenda Payton en 1974. Nacido en 1945 y fallecido en abril de 2017, el artista también le ha dado la vuelta a los códigos y técnicas de los antiguos maestros en su pintura dedicada a sujetos negros.

El artista de origen nigeriano Njideka Akunyili CROSBY (que reside en Los Ángeles) emergió en el año 2016 al recibir el premio Canson en Nueva York. Su primera aparición en subastas el mismo año fue precedida por una exposición organizada por la prestigiosa galería Victoria Miro, en Londres. Desde entonces, ha acumulado seis resultados millonarios, y la producción se esfuerza por responder a una demanda que llega hasta Hong Kong (7,5 % de su volumen de ventas frente al 62 % de Estados Unidos). El récord de Crosby se situó en más de 3 millones de dólares el año pasado en Christie’s Londres, con una tela que representaba a la hermana mayor de la artista en su juventud (The Beautyful Ones, marzo de 2017), adquirida por Peggy Cooper Cafritz, activista por la igualdad entre americanos, gran coleccionista de arte afroamericano y africano, que ha fallecido este año. Njideka Akunyili Crosby ha conquistado rápidamente los corazones de los profesionales del Mercado del Arte y se ha convertido en la punta de lanza de esta nueva generación de artistas afroamericanos que levantan pasiones. En su estela, otros treintañeros están haciéndose un nombre en las subastas, entre ellos Adam Pendleton y Toyin Ojih Odutola, cuyos precios se están disparando.

El joven Adam PENDLETON, de 34 años, logra un nuevo récord de 225 000 dólares, frente a una estimación alta de 60 000 dólares desde el 15 de noviembre de 2017 (Black Dada (K), Christie’s Nueva York). Su trabajo ha seducido ya a importantes galerías como la Pace y Max Hetzler, con quien firmó un contrato a principios del año 2018.

A los pocos meses, Toyin Ojih ODUTOLA (nacido en Nigeria, criado en Alabama y, actualmente, residente en Nueva York) tuvo una entrada fulgurante en el mercado de las subastas en mayo pasado. Un dibujo de 35 centímetros se adjudicó por 62 500 dólares en Sotheby’s, frente a una estimación de 10 000 dólares a 15 000 dólares (From a Place of Goodness, 17 de mayo de 2018). Este está siendo un año importante para este prometedor artista, con una primera exposición en el Whitney Museum (To Wander Determined, octubre 2017 – febrero 2018) y un nuevo contrato con la galería Stephen Friedman.

La valorización de la escena afroamericana está siendo especialmente rápida por su paso por museos, galerías de arte y subastas. Especialmente en Nueva York. En menor medida, también en París (Kehinde Wiley en Templon) y Londres, con la exposición sobre la población afroamericana y la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos celebrada en la Tate Modern el año pasado (Soul of a Nation: Art in the Age of Black Power, julio – octubre de 2017), pero el trabajo de fondo realizado en Londres no apunta tanto a la escena afroamericana, sino a los artistas afrobritánicos…

Hacia nuevos récords en Londres y París

En 2014, la publicación del libro “Black Artists in British Art: A History Since the 1950s” de Eddie Chambers llenó un vacío existente hasta entonces, introduciendo a artistas negros en la historia del arte británico. El autor evoca particularmente el « triunvirato triunfante », compuesto por Steve MCQUEEN (primer artista británico negro con una exposición de él solo en el Instituto de Arte Contemporáneo de Londres), Yinka SHONIBARE y Chris Ofili. Estos dos últimos artistas fueron revelados gracias al impulso de la galería Saatchi y la emergencia de Young British Artists a finales de los años 1990. Eddie Chambers concluye su obra con los artistas recientemente aclamados, como Lynette YIADOM-BOAKYE, premiada con una adjudicación millonaria este año.

De origen ganés, pero nacido en Londres en 1977, Lynette Yiadom Boakye explora la cuestión negra surgida de la colonización en Gran Bretaña. Dos de sus obras han sobrepasado los 300 000 dólares en los últimos 12 meses en Londres, mientras que una tercera, The Hours Behind You, hizo explotar las subastas de Nueva York en noviembre de 2017: con una estimación entre 250 000 dólares y 350 000 dólares, el imponente lienzo se adjudicó por un precio récord de 1,6 millones de dólares en Sotheby’s. El entusiasmo es evidente y no se trata de un caso aislado. Otros artistas afrobritánicos han destacado en las casas de subastas londinenses este año, entre ellos Yinka SHONIBARE, Henry TAYLOR y Hurvin ANDERSON.

Evolución del volumen de ventas de Yinka Shonibare y Lynette Yiadom Boakye

Evolución del volumen de ventas de Yinka Shonibare y Lynette Yiadom Boakye

Yinka SHONIBARE y Henry TAYLOR han obtenido registros superiores a los 300 000 dólares este año. El pasado 7 de marzo, el entusiasmo era palpable en Christie’s durante el ascenso de las pujas de una escultura de Shonibare que combina los códigos victorianos y africanos tan característicos de su obra. La obra ha duplicado enormemente su estimación alta para rozar los 330 000 dólares (Girl Balancing Knowledge, Christie’s Londres). Los precios de Henry Taylor, cuyo récord se ha duplicado en dos años, también se han disparado de forma impresionante. Taylor se elevó a los 362 000 dólares el pasado 26 de junio (C&H, Sotheby’s Londres) y pasa el millón de dólares de obras vendidas, lo que le alzó hasta el puesto número 172 de la clasificación mundial. Sus retratos de afroamericanos también han logrado seducir al jurado del premio Robert De Niro este año, así como al director de la Galería Blum & Poe, con quien el artista acaba de comenzar una colaboración. Accesibles por menos de 10 000 dólares hace 10 años, sus pinturas nunca antes habían sido tan codiciadas ni habían estado tan cotizadas.

En el Top 20 de nuevos récords mundiales, Hurvin ANDERSON se destaca con un resultado de 3,4 millones de dólares, superando en dos millones su estimación alta (Country Club: Chicken Wire, Christie’s Londres, 6 de octubre de 2017). Lo cual lo convierte en un artista tan cotizado como la revelación estadounidense Njideka Crosby. Nacido en 1965 en Birmingham, de padres jamaicanos, Hurvin Anderson explora cuestiones relacionadas con la identidad, la comunidad y la memoria de su cultura afroantillana. Sus obras recientes contienen referencias muy explícitas y citan a Malcolm X o Martin Luther King, como el lienzo Is it OK to be black? destacado en la Tate Modern de Londres, tras la nominación del artista al Turner Prize de 2017. A pesar de no haber ganado el Turner, Hurvin Anderson sí obtuvo un gran beneficio de la atención generada en torno a su figura, especialmente en las subastas.

Top 20 de nuevos récords personales para los artistas contemporáneos

Artista Obra Precio Venta
1 CHEN Yifei (1946-2005) Warm spring in the jade pavilion (1993) 22.640.280$ 19/12/2017 China Guardian Beijing
2 Kerry James MARSHALL (1955) Past Times (1997) 21.114.500$ 16/05/2018 Sotheby’s Nueva York
3 Mark BRADFORD (1961) Helter Skelter I (2007) 11.979.851$ 08/03/2018 Phillips Londres
4 Mark TANSEY (1949) Source of the Loue (1988) 7.453.600$ 16/05/2018 Sotheby’s Nueva York
5 Robert GOBER (1954) Untitled (1993-1994) 7.287.500$ 17/05/2018 Christie’s Nueva York
6 Antony GORMLEY (1950) A Case for an Angel I (1989) 6.911.977$ 06/10/2017 Christie’s Londres
7 Cecily BROWN (1969) Suddenly Last Summer (1999) 6.776.200$ 16/05/2018 Sotheby’s Nueva York
8 ZHOU Chunya (1955) Chinese tone (1992) 6.743.740$ 19/06/2018 China Guardian Beijing
9 George CONDO (1957) Nude and Forms (2014) 6.162.500$ 17/05/2018 Christie’s Nueva York
10 QIU Hanqiao (1958) Mountain rhyme
5.751.438$ 22/07/2017 Hangzhou Jiashi Hangzhou
11 AI Xuan (1947) Aspirant (1980) 3.762.296$ 19/06/2018 China Guardian Beijing
12 Hurvin ANDERSON (1965) Country Club: Chicken Wire (2008) 3.456.804$ 06/10/2017 Christie’s Londres
13 WANG Yancheng (1960) Untitled (2014) 2.784.288$ 16/12/2017 Poly International Beijing
14 REN Zhong (1976) Nine dragons and sea (2018) 2.760.406$ 30/04/2018 Council Shanghai
15 Jonas WOOD (1977) Maritime Hotel Pot with Aloe (2014) 2.292.500$ 18/05/2018 Christie’s Nueva York
16 Barkley L. HENDRICKS (1945-2017) Brenda P (1974) 2.175.000$ 16/05/2018 Sotheby’s Nueva York
17 XUE Liang (1956) Landscape (2012) 2.143.595$ 15/06/2018 Beijing Council Beijing
18 Laura OWENS (1970) Untitled (2012) 1.755.000$ 16/11/2017 Sotheby’s Nueva York
19 Lynette YIADOM-BOAKYE (1977) The Hours Behind You (2011) 1.575.000$ 16/11/2017 Sotheby’s Nueva York
20 Julian SCHNABEL (1951) Ethnic Type #14 (1984) 1.452.500$ 15/11/2017 Christie’s Nueva York
© Artprice.com

Tanto en Nueva York como en Londres, la aceleración de los registros es más que evidente para este joven mercado proveniente de África. Por otra parte, los compradores no son sólo occidentales. Las casas de ventas registran subastas desde el continente africano, especialmente desde Johannesburgo, Lagos y Accra.

En Francia, los umbrales de precios obtenidos por los artistas contemporáneos africanos son mucho menores que en EE. UU. y Reino Unido. Sin embargo, la tendencia alcista es igual de palpable. A modo de ejemplo, podemos citar los dos récords de adjudicaciones obtenidos por el pintor congoleño MOKE, en el año 2017: 51 000 dólares por Bar nocturne y 38 000 dólares por Classe des femmes, dos obras vendidas, respectivamente, en Cornette de Saint Cyr en París, en abril y diciembre de 2017. Este pintor esencial de la escuela de Kinshasa continúa estando, al igual que Chéri SAMBA y Chéri CHÉRIN muy lejos de los niveles de precio de los artistas estadounidenses y británicos de la diáspora. Aun así, su mercado se consolida.

Récord igualmente para el fotógrafo senegalés Omar Victor DIOP, que se inspira en el arte occidental o fotógrafos de moda como Richard AVEDON. Descubierto durante los encuentros de Bamako, de 2011, este digno heredero de los grandes retratistas africanos Seydou KEITA y Malick SIDIBÉ está disfrutando de una brillante trayectoria desde la revelación de su serie Diaspora (2014), en la que retrató a personajes de la diáspora africana. Precisamente sobre una obra de esta serie, vendida por 25 000 dólares el 30 de diciembre de 2017, descansa el récord del artista (Omar Ibn Said, Omar Ibn Said; Série Diaspora, subasta temática Paris#Marrakech: African spirit de Artcurial). La cotización del artista tomaría nuevos vuelos si sus obras lograsen situarse en los mercados anglosajones. Por ahora, están reservadas al mercado parisino, un buen mercado, en las que a ninguna obra de Diop le faltan compradores.

Entre el paciente trabajo de revalorización del Arte Contemporáneo africano en Francia y el entusiasmo de EE. UU. y Reino Unido por los artistas de la diáspora, no cabe ninguna duda sobre la paulatina apertura del mercado internacional. Su fuerza alcanza cotas jamás logradas con anterioridad, con los 21,1 millones de dólares obtenidos por una obra de Kerry James MARSHALL, todo un récord para un artista afroamericano en vida, que únicamente puede reforzar el optimismo y el compromiso futuro de las casas de subastas.

Al consultar esta página web, autoriza el uso de cookies a fines de análisis y pertinencia. Para saber más, Declaración de confidencialidad y de protección de los datos personales OK